Volver a Reflexiones

¡Cesta de Fruta!

En cada oferta de trabajo. Ilustrando páginas corporativas, un manojo de plátanos, cuatro manzanas y un par de mandarinas. El bodegón de la precariedad.

Que sí, está muy bien tener fruta fresca en la oficina, pero no a cambio de un salario deprimente.